La importancia de cuidar las emociones en estas fiestas Fecha:2013-11-27


La importancia de cuidar las emociones en estas fiestas Fecha:2013-11-27

En esta época del año es importante no perder de vista que la Salud Mental de las personas puede verse afectada más que en ninguna otra.  Si bien es cierto que es época de celebración y descanso, y que la gran mayoría de personas está enfocada en "tomarse vacaciones de sus problemas"; es precisamente ahora cuando ocurren la mayor cantidad de recaídas de enfermedades mentales o descompensaciones emocionales y mentales.   Las causas son diversas y vale la pena acercarnos a las que son quizá las dos más comunes.

En primer lugar, más que nada por la frecuencia, tenemos el aumento de consumo de sustancias que producen dependencia y cambios conductuales.   De estas la más frecuente es, sin duda, el alcohol.   Por todas partes se promociona a la bebida alcohólica con sinónimo de bienestar, prosperidad y salud; la publicidad no se detiene durante los 2 o 3 últimos meses del año y es difícil sustraerse al cambio generalizado que se da en el ambiente del trabajo, el hogar y las amistades.  No solo aumenta la tolerancia al consumo sino que se promueve activamente.  Además en no pocas ni aisladas ocasiones se presiona a las personas para que beban. La realidad, sin embargo, nos muestra que el consumo de alcohol es, sigue siendo y será en realidad todo lo contrario de lo que se promociona: el alcohol es la primera causa de enfermedades, accidentes y violencia en estas fechas.   Las descompensaciones emocionales y mentales se multiplican por doquier.  Abundan los casos de personas que olvidan tomar sus medicinas de cualquier tipo por irse de fiesta y las consecuencias pueden ser graves.   Somos testigos cómo el consumo de sustancias psicoactivas es causa de peleas, agresiones y rompimiento de lazos familiares; y sin embargo se continúan promocionando.  Por otro lado, vemos también que el consumo de tabaco va de la mano con el alcohol y también aumenta su consumo en estas fechas, y, aunque no produce cambios conductuales marcados (que sí los produce), es la puerta de entrada a otras drogas que sí alteran significativamente la conducta.

La otra causa frecuente de descompensación emocional son los duelos no resueltos.   Cuando una persona no ha logrado separarse aún de otra, ya sea por la proximidad del evento u otra razón, es común encontrar que estas fechas destapan sentimientos que a duras penas se  han logrado contener durante el resto del año.   En otras palabras, el sentimiento de falta de un ser amado en esta época puede verse exacerbado al punto de poder hacer caer a la persona en un duelo no resuelto, una crisis ansiosa o un trastorno depresivo.  Sin importar si el duelo fue por muerte, separación o el mismo transcurso normal de la vida en el que los hijos se van del hogar para formar un nuevo hogar por ellos mismos, las personas tendemos a sentirnos tristes pues no logramos abarcar la totalidad de los sentimientos que no hemos logrado resolver y eso desemboca en la necesidad de reprimir o aceptar.  Lo primero es más común y fácil de hacer en el corto plazo, pero el resultado final es que en cada aniversario o celebración salen a la luz sentimientos que no han sido resueltos.  Fin de año es la fecha perfecta para sacar las lágrimas que en su momento no pudieron salir.

De esta manera es importante mantenernos enfocados para que estas fechas no nos saquen de balance y no perdamos el equilibrio.   Es importante recordar que las consecuencias de perder el control, en cualquiera de las muchas formas en que se puede perder, traerá consecuencias que pueden cargarse el resto de la vida.   Una mala noche no debe ser motivo para arruinar la vida; por eso, aunque en esta época las personas reciban mil invitaciones, es importante mantener la cabeza en su lugar y no ponerse en riesgo.  Recuerde que siempre va a haber quien le preste ayuda, muchas veces es solo de no olvidarse de pedirla.

Diseño Web