Los Trastornos Psicóticos Fecha:2013-12-02


Los Trastornos Psicóticos Fecha:2013-12-02

Los Trastornos Psicóticos.

Por Psicosis entendemos un estado mental en el cual la persona es incapaz de corroborar la realidad, tanto en el sentido de la percepción propiamente dicha como en la interpretación que de la misma se hace.  En otras palabras, cuando una persona percibe cosas que no existen o lo que percibe lo interpreta de manera errónea concluimos que su capacidad de prueba de la realidad se encuentra alterada.  A eso llamamos psicosis o un estado psicótico. Comúnmente se suele asociar a la psicosis con la esquizofrenia pero, en realidad, esta enfermedad dista mucho de ser la única que presenta síntomas psicóticos.

Por Psicosis entendemos un estado mental en el cual la persona es incapaz de corroborar la realidad, tanto en el sentido de la percepción propiamente dicha como en la interpretación que de la misma se hace.  En otras palabras, cuando una persona percibe cosas que no existen o lo que percibe lo interpreta de manera errónea concluimos que su capacidad de prueba de la realidad se encuentra alterada.  A eso llamamos psicosis o un estado psicótico. Comúnmente se suele asociar a la psicosis con la esquizofrenia pero, en realidad, esta enfermedad dista mucho de ser la única que presenta síntomas psicóticos.

La psicosis es, para ejemplificar, como una cefalea, un dolor de cabeza: constituye un síntoma no una enfermedad.  Existen un gran número de enfermedades que presentan cefalea como una manifestación de un proceso subyacente; la cefalea no es en sí la enfermedad, es una manifestación.  Hipertensión arterial, tumores, hematomas, accidentes cerebrovasculares, cisticercosis, epilepsia, son todas enfermedades que pueden manifestarse a través del dolor de cabeza.  De la misma manera las intoxicaciones o abstinencia de sustancias psicoactivas, el trastorno bipolar, el trastorno depresivo, los trastornos ansiosos, la epilepsia del lóbulo temporal del cerebro, la tormenta tiroidea, algunos trastornos de la personalidad -como el esquizotípico o el limítrofe-, las demencias, incluso la deprivación sensorial y, por supuesto, la esquizofrenia y sus trastornos relacionados -como el trastorno delirante y el trastorno esquizoafectivo-, pueden presentar síntomas psicóticos como una manifestación importante de la sintomatología del paciente.

Ahora bien, los dos síntomas psicóticos más comunes son las alucinaciones y las ideas delirantes.   Las primeras son percepciones falsas; es decir, percibir algo que no existe.   Cuando son auditivas y complejas -como escuchar voces o conversaciones- apuntan a que el cuadro sea más probablemente de tipo psiquiátrico.  Cuando son principalmente visuales o auditivas simples -como sonidos o manchas- existe más probabilidad de que se trate de un problema neurológico con manifestaciones conductuales.  Las ideas delirantes, en cambio, constituyen creencias falsas que no ceden ante las pruebas de realidad que se le presenten al paciente.  El paciente tiene una creencia errónea que no es susceptible de ser modificada aunque se le demuestre lo contrario y tiende a incorporar los sucesos de la vida diaria a esta idea delirante para corroborarla de modos que pueden resultar muy peculiares pero coherentes en la mente del paciente.  Ejemplos de ideas delirantes son las paranoicas, en las cuales el paciente se siente perseguido; de grandeza, en las que el paciente exagera sus logros personales o profesionales; erotomaníacas, en las que el paciente se siente amado por una persona de un nivel social o económico superior o por una figura pública -como una actriz o un presidente-; celotípicas, en la que el paciente tiene la certeza, sin motivo real alguno, de ser engañado por su pareja; y somáticas en las cuales el paciente cree tener un defecto físico o una enfermedad.  Hay que decir que estas manifestaciones no suelen encontrarse puras en los pacientes, sino más bien estos manifiestan sus sistemas delirantes incorporando diferentes tipos de ideas.

De todo lo anterior concluimos entonces que hay causas reversibles y causas irreversibles para explicar un estado psicótico en un paciente y es entonces nuestra obligación descartar todas aquellas causas que puedan ser susceptibles de ser curadas o revertidas con el propósito de brindar un mejor pronóstico a los pacientes.  En otras palabras, no todo paciente con alucinaciones o delirios tiene una esquizofrenia y, ya que esta es una enfermedad incurable, crónica y deteriorante, nuestros esfuerzos deben dirigirse a encontrar una causa reversible del estado psicótico antes de lanzar precipitadamente un diagnóstico tan severo como la esquizofrenia; y ya que, lamentablemente, las personas tienden a casarse con el primer diagnóstico que encuentran y no pocas veces sucede que se etiqueta a alguien como esquizofrénico y se asume que nada más puede hacerse por él, cuando en realidad siempre, siempre puede hacerse algo por mejorar la calidad de vida del paciente con una enfermedad psiquiátrica.

Diseño Web